domingo, 18 de enero de 2015

Lágrimas de odio. Lágrimas sangrientas

Lágrimas de odio. Lágrimas sangrientas. Recorren mis órganos, arañan mi alma, dan vida a la tormenta de sentirme muerta, pero con tanta fuerza.. por sentir este dolor golpeando esta cueva que con el tiempo perdió el calor de la inocencia, se enfrió con los años cuando perdió la ingenuidad de vivir en una vida inventada (...) que se esfumó cuando se encontró con este dolor sepultado detrás de una frágil sonrisa que confiaba en la vida, pero que en una mueca delataba esa mentira que gritaba la verdad: Esta vida no es vida, la podrás intentar maquillar construyendo felicidad para tí y los demás, pero la calma nunca llegará en su totalidad, podrás creer en la verdad pero derramarás lágrimas: 

Lágrimas de odio. Lágrimas sangrientas. Por ver que la verdad no sirve a todos a fin de cuentas "¿qué quieres de la vida?" tantas veces me pregunté, que me inventé un mundo en el que poder creer, que incluso quizás en parte podré crear pero nunca podré olvidar que él está creciendo sobre flores muertas, de cadáveres que viven y comparten este dolor que me atormenta, por no creer en la vida que se crea aunque puedan escuchar la que nos llega.. y es que seguiremos escuchando la melodía de la magia de la vida, pero los demonios cantarán que esto no nos sirve ahora y aquí en este lugar, y este será el precio que pagar en una aparente libertad donde cada noche me acostaré con una sonrisa por lo que luchar y una lágrima por el dolor que siempre me causará.. 

Y es que caen goteras que cada vez hieren más, una tortura en vida donde es difícil aguantar, y a la vez donde escuchar: "El equilibrio debe reinar para encontrar la paz y poderte elevar" Pero a la hora de la verdad creo que esto no está hecho para este mundo terrenal, por eso mi manía de perderme por otra realidad, porque no estoy hecha para esta vida, de verdad, y aunque quiera traer la magia en este lugar, hay días que ya no quiero más, hay días que no hay sitio para esto, y pongo en riesgo mi fe, porque ¿qué sentido tiene estar viva en un mundo muerto? 

Y ganas me dan de apuñalar esta calma que tanto persigo, de atravesar este dolor con una lanza, ¡hoy quiero castigo! y que este odio penetre con tanta fuerza que me desgarre y derrame toda mi sangre por sentir en cada latido de cada vida en la que existo y que me vuelva a recordar que de este mundo nunca formé parte. 

Hoy soy un cadáver y la violencia escribe mi esquela, por vivir en una vida muerta, vacía, sin piernas, donde apenas se cuela la luz del día por esta rendija donde la positividad y la magia a veces germina, pero en la que hoy sólo son cenizas, por vivir en una contradicción constante de lo que llamamos vida, y que yo hoy, la nombro muerte. 

Hoy llueve.
Lágrimas de odio.
Lágrimas sangrientas.



1 comentario:

  1. En recuerdo a Heras y a todas las víctimas de violencia

    ResponderEliminar